Últimas Noticias

Noticias

Otros Medios

Contexto

Comunicados

lunes, 13 de agosto de 2012

La respuesta del Gobierno es una desmedida represión

A la manifestación pacífica y la exigencia del diálogo  con el Gobierno Nacional de la minga en el Huila por comunidades indígenas y campesinas la respuesta del Gobierno fue un desproporcional desalojo que dejó a 25  personas heridas.


Un grupo grande del Esmad desde tres puntos rodeó  a la comunidad, acorralándola con gases y explosiones aturdidoras, dejando a la comunidad en estado de indefensión, y sin  puntos de evacuación. El choque  dejó 25 personas heridas de la comunidad, entre ellos 7  heridos indígenas entre  los cuales están Utiliano Cainas y Jhon Fredy Paicue. Este último  heridos de gravedad con esquirlas de una granada aturdidora. Los otros heridos fueron campesinos uno de ellos trasladado al hospital de Hobo. Los heridos son atendidos en la zona y en los últimos minutos dos de los indígenas fueron remitidos al hospital . Además resultaron tres indígenas y un campesino capturado. Uno de estos es el Indígena, Sebastián Chacames quien fue golpeado por el Esmad y no lo atendieron,  pero sí lo esposaron y detienen.




De los hechos en el que el  Esmad agredió de manera desproporcional a la población resultaron dos miembros de la Policía lesionados, fueron atendidos por la Guardia y por la misión médica, estaban bien y mientras se les prestaba  los servicios de salud; estuvieron en manos de la comunidad que los entregó con  la presencia del Penud y la Defensoría como garantes. En ningún momento han sido retenidos, se les atendió prestando atención médica; ya fueron  entregados, retirado o evacuado en ambulancia con la presencia de la Defensoría. A ambos  se les prestó los servicios médicos por parte de la misión médica de la Minga.  El Gobierno es responsable de este ataque y abuso contra los derechos de la comunidad que desde el jueves pasado de manera pacífica  esperaban la presencia del Gobierno Nacional que como única respuesta uso la fuerza del Esmad.


La zona está en calma, pero la comunidad permanece al margen del río  en los cambuches, firmes en la resistencia y esperando que el Gobierno responda por el ataque indiscriminado y asuma su responsabilidad violenta en los hechos. Luego de ataque del Esmad llegó la defensoría del Pueblo, la fuerza pública sigue sobre el puente ocupando la vía. El investigador  Miller Dussán de Asoquimbo manifestó que denunció el caso a derechos humanos de la presidencia, el Congreso y organizaciones internacionales. Denuncia que cogieron a la población por la espalda, traicionando  e impidiendo la  protección de la comunidad, “quería ahogarlos para que  desesperaran  y así  abandonen”.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada