miércoles, 3 de junio de 2015

Francisco Cabrera, símbolo de la resistencia al Proyecto Hidroeléctrico El Quimbo le va ganando el pulso en la batalla jurídica a la Multinacional Emgesa

En la tarde de hoy, 2 de junio de 2015, el Tribunal Superior del Distrito Judicial de Neiva ordenó medida provisional que suspende la entrega anticipada del predio de Francisco Cabrera y su esposa Ángela Trujillo, habitantes de la vereda Veracruz del municipio de Gigante, Huila.

La diligencia de desalojo había sido ordenada por el Juzgado Primero Civil del Circuito de Garzón para ejecutarse a primera hora del miércoles 3 de junio y pretendía despojar de su territorio y su
vivienda a esta familia.

Francisco Cabrera y su esposa habían acudido en días anteriores a los Tribunales para solicitar protección a sus  derechos fundamentales al debido proceso administrativo, a la vida digna, al trabajo, una Vivienda Digna, el Derecho a  la Alimentación  en conexidad con Derecho a un Mínimo Vital y Proyecto de vida contenidos en  la Constitución Política de Colombia.

Los derechos enunciados se vieron vulnerados y amenazados, con ocasión de que la multinacional EMGESA desconoció la obligación especial de reasentamiento que establece la licencia ambiental del PH El Quimbo que determina el cuadro de compensaciones para los medianos propietarios y ordena que La Empresa debe: “1. Entregar a cada grupo familiar un predio equivalente en número de hectáreas, al predio afectado, 2. Restituir tierra con riego, así como la actividad económica. 3. Reconocer las mejoras a las que haya lugar. 4. Garantizar la participación de las familias en los proyectos productivos. 5. Realizar todos los trámites y asumir todos sus costos. Como segunda opción y únicamente en el evento de que el grupo familiar manifieste expresamente que no desea ser objeto del programa de reasentamiento, podrá llevarse a cabo una compra directa”.

En la tutela instaurada, Francisco y su Esposa alegaron que no pueden aceptar el traslado al reasentamiento propuesto por EMGESA porque existen incumplimientos e irregularidades en el proceso de reasentamiento y el lugar al que pretenden ser trasladados no cumple con los requisitos necesarios para continuar con su proyecto de vida y menos cumple las condiciones establecidas en la licencia ambiental. Entre otros, el reasentamiento está siendo construido sin la expedición de una licencia y sin la aprobación de un nuevo Plan de Ordenamiento Territorial que declare esas tierras como zona residencial; el lugar de reasentamiento no cuenta con servicios públicos domiciliarios ni sistema de tratamiento de aguas residuales; el lugar de reasentamineto queda  cerca  de  una  Planta  de  tratamiento  de crudo y pueden existir afectaciones a la salud.

El Tribunal Superior de Neiva, había concedido ya la protección de estos derechos a Don Francisco y Doña Ángela, obligando a EMGESA a garantizar un mínimo vital correspondiente a dos salarios mínimos mientras se realizaba el proceso de reasentamineto. Sin embargo, EMGESA siguió insistiendo en continuar con la entrega anticipada del predio y había presionado a los jueces para reactivar el proceso de desalojo obligándolos a trasladarse al reasentamiento de Montea.

El día de ayer, mediante una nueva acción de Tutela, Don Francisco solicitó al Tribunal Superior proteger sus derechos fundamentales a la vida, integridad física y al debido proceso solicitando se detenga de inmediato la orden de desalojo programada para el día 3 de junio.

De esta manera, Don Francisco y Doña Ángela siguen resistiendo desde su territorio, en medio de amenazas y presiones de parte de los funcionarios de la multinacional quienes a diario utilizan todo tipo de acciones para obligarlos a abandonar su casa.

Asoquimbo relieva a la familia de Don Francisco como “símbolo de resistencia” y convoca a todas las víctimas del Proyecto Hidroeléctrico El Quimbo a rechazar el despojo y el ecocidio y a mantener la resistencia por la defensa de nuestro territorio y la vida.

No hay comentarios:

Publicar un comentario